EL ENIGMA TEMPLARIO DE EUNATE (Navarra) ( y 3)
Miguel A. Martínez Artol - 4/14/2003

Concluimos este artículo con algunas consideraciones de su autor sobre el simbolismo de este enclave singular a la vera del Camino de Santiago navarro.
 

Eunate misteriosa




Al hablar de la arquitectura de Eunate, la primera referencia que hay que hacer es la de su parecido con. la Cúpula de la Roca de Jerusalén. La mal llamada mezquita de Omar fue en realidad construida por el califa' Abd al-Malik el año 691 sobre la explanada del Templo de Salomón, y en su interior se conserva la roca sagrada en la que Abraham intentó sacrificar a Isaac y desde la que Mahoma ascendió cabalgando a los cielos. La mezquita tiene un doble deambulatorio sobre columnas que pudo servir de inspiración a la arquería exterior de Eunate. Tanto el templo románico como la mezquita tienen una planta poligonal de ocho lados. Aunque distantes en el espacio y en el tiempo -la mezquita se construyó en Jerusalén en el siglo VII y Eunate en España en el siglo XII­ existe una relación que les acerca. Como ya dijimos, los Templarios habitaron el antiguo Templo de Salomón, sobre el que está la mezquita, y su modelo arquitectónico de templo poligonal lo repitieron en Europa las iglesias del Temple, por ejemplo en el edificio central de la Orden en París y en el castillo de Tomar en Portugal.


Para Louis Charpentier, el claustro exterior de Eunate bien pudo servir para danzar en corros como, dice, solía hacer el obispo de Chartres en su catedral. Se trata, por lo visto, de un accésit corporal donde el hombre se integra dentro del círculo en su camino hacía la divinidad. Círculo, danza y deambulatorio parecen tener su antecedente en los primitivos cromlech prehistóricos. También puede relacionarse este corro con la danza o deambular sagrado de las ceremonias sufíes. Todas estas semejanzas hacen pensar que en Eunate también se celebraron ceremonias y procesiones parecidas en el claustro exterior.


En los dos capiteles más cercanos a la puerta, en la entrada principal, se distinguen dos cabezas de largas barbas que cubren todo el capitel y terminan en una espiral. La espiral es sinónimo de laberinto, el laberinto iniciático que debía recorrer el neófito antes de penetrar en los secretos del templo. Tal vez el más famoso de estos laberintos iniciáticas sea el que se representa en el suelo de la catedral de Chartres.

En la arquivolta superior de la portada principal están esculpidos una serie de monstruos y animales terroríficos que indican, en contraposición a las arquivoltas siguientes, suave y delicadamente decoradas con rosetas geométricas, los peligros y angustias del exterior y la paz y serenidad del interior.

Fuera del claustro está el llanto y el crujir de dientes, dentro del claustro la iniciación y la perfección. Otro hecho curioso que reseñan varios investigadores es que uno de los catorce capiteles dobles de la arquería aparece representado un crucifijo sin cruz. Este símbolo tal vez esté relacionado con el reniego de la cruz que, según las actas de acusación del proceso contra los Templarios, llevaban a cabo los caballeros cuando eran recibidos en la Orden.


En cuanto a la arquitectura del templo existen otros datos interesantes. La orientación no sigue las corrientes clásicas, puesto que el ábside en vez de estar orientado al este, lo está al sur y la torre, con una escalera interior, no da acceso a una linterna funeraria que nunca existió, sino al tejado y a la espadaña para las campanas. Por otra parte, el octógono del templo y el del claustro exterior no es perfecto y si los lados no tienen las mismas proporciones no es por descuido o ineptitud, sino por intención ya que la diferencia de angulación al unir los vértices de la capilla con los del claustro es de nueve grados... tal vez en recuerdo de los nueve primeros caballeros que formaron la Orden.



Así mismo, en el octógono pueden inscribirse tanto la cruz paté del Temple como la de las Ocho Beatitudes que, según Probst­Birabén, formaba parte del alfabeto secreto. De todo lo expuesto podemos deducir que si bien no hay documentos que prueben la fundación de la capilla de Eunate por los Templarios, tampoco los hay en contra y el análisis de su estructura y simbología es suficiente para pensar que en su realización intervinieron los caballeros de la Orden, cons­truyéndola ellos mismos o protegiendo e inspirando a la Hermandad que la erigió, siendo utilizada, tal vez, para las ceremonias secretas de iniciación de los caballeros del Temple, que poseian su casa central en Puente la Reina.



BIBLlOGRAFIA



Pedro Rodríguez Campomanes: Disertaciones de la Orden de los Templarios. El Albir.

Luciano Huidobro gema: Las peregrinaciones jacobeas. Instituto de España.

Tomás Moral: Monasterios. Diputación Foral de Navarra. Luis María de Lojendio: Itinerario del románico. Diputación Foral de Navarra.

Juan G. Atienza: La meta secreta de los Templarios. Martínez Roca.

Juan P. Morin y Jaime Cabreros: El Camino Iniciático de Santiago. Ediciones 29.

Louís Charpentier: El misterio de Compostela. Plaza & Janés.




HORARIO:


De marzo a octubre, de 10 a 13,30 h y de 16 a 19 h.

De julio a septiembre de 10 a 13,30 h y de 17 a 20 h.

Noviembre, enero y febrero de 10 a 14:30 h.

Los lunes y el mes de diciembre, cerrado.

Acceso gratuito.




EL ENIGMA DE EUNATE - Miguel A. Martínez Artola - Mundo Desconocido, nº 65, Nov.1981. A este autor y revista pertenecen los derechos de autor del texto.




Enlaces relacionados:
Visión panorámica de la ermita
Amplia Web sobre Eunate y sus símbolos
Lo templario de Eunate
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.