HERMETISMO Y ALQUIMIA EN SANTO TOMÉ DE SORIA
Ángel Almazán - 28/12/2002

Breve mirada a la rica iconología hermético-alquimista de la fachada románica de la iglesia de Santo Tomé o Santo Domingo de Soria capital: rosetón, matanza de los inocentes, ancianos-reyes-músicos...
 
Incorporamos este artículo en el Día de los Santos Inocentes de 2002



Texto perteneciente a un artículo publicado en la serie EL OTRO LADO



Sabemos que Alfonso VIII es muy probable que naciera en la ciudad de Soria el 11 de noviembre de 1155, según Julio González, el historiador que más ha profundizado en el reinado de nuestro "niño-rey" ' A los 15 años se casó con Leonor de Plantagenet ( que tenía tan solo diez añitos), en septiembre de 1170.


Leonor era hija de Enrique II Plantagenet, rey de Inglaterra, y de Leonor de Aquitania, condesa de Anjou, Poitou y Aquitania, que fuera la inspiradora y promotora del mundo trovadoresco que tan buena acogida tuvo en la Castilla de Alfonso VIII.

Ella fue la que pagó a los constructores de esta iglesia soriana de Santo Tomé (llamada desde hace unas décadas de "Santo Domingo").


Hemos hablado en anteriores reportajes de las Cofradías de Constructores de Francia, de su hermetismo e influencia en el románico y gótico español. Hemos mencionado también al gran alquimista Fulcanelli que revelara el simbolismo alquimista existente en numerosos templos franceses. Y ahora vamos a adentrarnos en la iconografía alquimista de la fachada oeste de Santo Tomé comenzando por las dos parejas (tímpano y bajo el rosetón) que podrían representar al adepto alquimista y su "soror mystique" al comienzo y final de la obra alquimista.


El simbolismo pagano del bestiario y motivos vegetales -por mucho que se intente moralizar cristianamente- es más que evidente. Creo que no hay que insistir sobre ello. Ahora bien, si es preciso agregar que la amplia simbología alquimista los dragones, sirenas, grifos, arpías, centauros ... que aparecen en Santo Tomé, es enorme aunque no viene al caso describirla pormenorizadamente porque resultaría ciertamente farragoso.



Los alquimistas también reinterpretaban la iconología del Antiguo y Nuevo Testamento para ocultar su búsqueda de la Piedra Filosofal y alcanzar su objetivo final. Los alquimistas utilizaron un lenguaje críptico para ocultar a los profanos y buscadores de riquezas materiales los pasos y procedimientos de su Arte ReaL

Y ello se plasmó iconológicamente en el románico, por ejemplo.




En numerosos tratados medievales se denomina a la Alquimia como "Arte de Música". Fulcanelli nos recuerda que "música" proviene del griego "musa" (al igual que sucede en latín) "que deriva de fábula, apólogo, alegoría, que significa también el espíritu, el sentido oculto de una narración". Así que los 24 ancianos del Apocalipsis con sus instrumentos musicales que lucen en la primera arquivolta, hay que reinterpretarlos con esta cábala fonética y esotérica.

Además el anciano es la figura clásica con la que se representaba argóticamente al "Mercurio de los Filósofos".




La segunda arquivolta de Santo Tomé describe la masacre infantil provocada por Herodes. Sucede también que la "Matanza de los Inocentes" tiene un significado muy concreto para los alquimistas y que, por supuesto, nada tiene que ver con su esoterismo cristiano. El gran alquimista Nicolás Flamel habla de ello en su única obra conocida y Limojon de Saint Didier insiste sobre dicha interpretación en su "Carta a los verdaderos discípulos de Hermes", recogido en "El triunfo hermético", que se publicó en Amsterdam en 1699.


Fulcanelli ha vuelto a incidir en la "Matanza de los Inocentes" como alegoría alquimista y le dice al iniciado que "a partir del momento en que sepa lo que son, metálicamente, esos espíritus de los cuerpos designados por la sangre de los inocentes degollados; en cuento sepa de qué manera el alquimista opera la diferenciación de los dos mercurios, habrá franqueado el último obstáculo y nada, por consiguiente sino su impaciencia, podrá frustrar el resultado esperado".




Los ancianos además de portar instrumentos musicales llevan otros objetos, entre ellos cabe destacar un matraz de cuello largo, como puede verse en la fotografía. "Matraz" viene del griego "matriz", lo cual nos está ya indicando una función generadora de vida. El matraz de los alquimistas también se le denominaba "huevo filosófíco y "león verde" en el que está encerrado el "rebis filosofal", según Fulcanelli. En la otra mano porta nuestro anciano simbólico una esfera, símbolo de la "obra" conluida.
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.