EL LIBRO DE LA FILIACIÓN ESPIRITUAL (2)
Ibn al Arabi - 11/29/2002

Ibn al Arabi relata aquí las claves para entender lo que es la "filiación espiritual" de las "cadenas iniciáticas" sufíes y la relación Exoterismo/Esoterismo. El texto es traducción nuestra.
 


PRÓLOGO


Yo, Muhammad b. Ali b. Muhammad b. al-Arabi, al-Tai, declaro: Gloria a Dios que ha revestido de Sus Nombres magníficos a aquellos de Sus servidores que la Providencia asiste, a fin de conducirles hacia el lugar más noble y más sublime. Así, los que han sido elegidos para Su servicio y que se reserva para Él-Mismo son elevados por sus Nombres hasta la distancia de "dos arcos o incluso menos" (Corán 53:9). En virtud de esta proximidad divina, tienen una vida próspera y agradable y Él les ha dicho: "Sabed que quien es de los Nuestros, le está prohibido tomar conocimientos espirituales de cualquiera excepto solo de Nosotros".

Entre ellos, algunos realizan la ascensión (mi´raj) con total facilidad, pero no pueden adoptar discípulos; otros efectúan el "viaje nocturno" (isra) en la dificultad y la prueba, pero los tormentos encontrados les inquietan poco apenas obtienen los que ellos desean. Otros, en fin, lo toman por Confidente, Compañero, Bienamado, Amigo. Y todos, en virtud de una gracia predestinada, son maestros de los hombres de confianza que han recibido el "poso" (amana) [Nota del traductor: quizá habría que entender aquí el "acceso" o protuberancia que, al modo como los tenía el Profeta, aparecen como signo carnal en algunos gnósticos musulmanes, en algunos casos como hendidura como es el caso de Ibn Arabi].

Es aquí donde se lleva a cabo, por consiguiente, la distinción entre los que permanecen con el espíritu divino y los que moran con el ser carnal hecho de "esperma esparcida" (Corán 75:37). Y no tiene más que dos "puños": el izquierdo que es el de la facilidad, y el derecho que es el de la prueba. Sin embargo, la Misericordia divina lo abarca todo. También Dios -que Él sea exaltado- ha dado "al que está lejos" acceso "al que está próximo", si le anhela, a fin de que se cualifique por la proximidad en el momento de la proyección de los conocimientos que obtiene al alcanzar su finalidad. A éste o aquél, Dios le dice en la intimidad de su ser, por la lengua del estado espiritual: "No procede sino de Nos". Y su decreto, que inscribe en el pecho de Sus servidores, tiene el grado de la Presencia divina conjugando los atributos superiores y los atributos inferiores.

Yo Le alabo (ahmaduhu) con la alabanza del que afirma "Él" y no "yo" y que es un perfecto guardián de lo que Dios proyecta hacia él y en él. Y yo ruego sobre Su Enviado - sobre Él la Gracia y la Paz- el Elegido, el que no cesa de salmodiar el Corán durante tanto tiempo hasta el punto que la letra se une a la letra, el sentido al sentido, y los inteligibles toman la palabra por morada.



FUNDAMENTOS CORÁNICOS DE LA KHIRQA



Después de alabar a Dios, invocado Su bendición sobre el Profeta y mencionado los dones abundantes que Él nos otorga, digo -buscando en Dios mi sostén y refugio-: "Alabad a Dios que nos guía hacia sí puesto que nosotros no estaríamos sobre la buena vía si Dios no nos hubiera dirigido. Los Enviados de Nuestro Señor han venido con la Verdad" (Cor.7:43).

El noble Enviado, particularmente ha dicho de parte de Dios -el Muy alto, el Sabio- en el Libro revelado que es el Corán sublime: "¡Oh, hijos de Adán, Nosotros os hemos enviado un vestido para cubrir vuestra desnudez además de un adorno (saw´at). Pero la vestimenta de la piedad (libas at-taqwa) es la mejor" (Cor,7:26). Lo que, en el ropaje exterior cubre la desnudez (saw´at), constituye la vestimenta indispensable, la cual es el "vestido de la piedad" (taqwa) en tanto que nos preserva (wiqaya). El adorno es todo lo que viene a añadirse a lo estrictamente necesario y constituye por tanto el ornamento (zina), que no es otro que el "ornamento de Dios que Él ha extraído para Sus servidores" (Cor.7:32), de los tesoros de Sus misterios y que Él ha reservado a los creyentes en esta vida y al día de la Resurrección, y al respecto sujeto del que ellos no tendrían que rendirle cuentas.

Sin embargo, si ellos se revisten con otra intención y sin este recogimiento, y se recubren con altivez y orgullo, este "ornamento" no es sino "el ornamento de este bajo mundo" (Cor.18:28, 46). Se trata, por tanto, de la misma vestidura, pero su estatuto difiere según el uso que se le asigne.

Para aquéllos, Dios ha hecho descender sobre el corazón de los servidores el "vestido de la piedad" que es "la mejor vestimenta". Análogo al ropaje exterior, se trata como él, de un "vestido indispensable" que oculta los vicios (saw´af) del ser -que no es sino el hecho de preservar absolutamente de todo lo que es ilícito y de cualquier cosa que sea comparable al adorno exterior-, de ahí que sea el vestido de las "nobles virtudes" (makarim al-alkhlaq).
Se trata, por ejemplo, de las prácticas superogatorias tales como la clemencia y el espíritu de conciliación. En efecto, aunque el Legislador autoriza a cada uno a exigir lo que le corresponde en derecho, el hecho de renunciar a este derecho forma parte de las cosas por las cuales el hombre se embellece interiormente. Tal es el "ornamento de Dios" en su aspecto interior, y esto designa toda "vestimenta" interior que la Ley estimula (sin hacerlo obligatorio). Se verifica así que la vestimenta interior está, sobre el plano legal, a imagen del ropaje exterior. Y de la misma forma que el (estado) del vestido exterior varía en función de las intenciones de cada uno, de la misma manera acontece con el vestido interior.

Habiendo comprendido esto, los hombres de Dios han querido combinar las dos vestimentas y engalanarse de los ornamentos a fin de reunir las dos perfecciones y recibir una doble recompensa. La razón de ser de la khirqa, tal como es conocida por ellos, es indicar acerca de lo que ellos quieren revestir interiormente. Es por tanto el signo del compagnonnage y de la observancia de las conveniencias espirituales.

Por mi parte, el fundamento de la investidura de la khirqa, según lo que Dios ha proyectado en mí y revelado en mi corazón, se encuentra en el hecho de que Dios Se reviste del corazón de Su servidor. En efecto, él ha declarado: "Mi tierra y Mi cielo no Me contienen pero el corazón de Mi servidor me contiene". Asimismo, el hábito contiene al que lo porta.

Debido a que eso está arraigado en lo más secreto de mi ser y que mi rango entre los gnósticos fue magnificado, he compuesto al respecto estos versos:

"¿No soy un parco conocedor
al no prodigar ni mi ciencia ni mi secreto?
Eso no es, sin embargo, señal de avaricia sino
Virtud y generosidad suprema.
Accedo a esta morada cada vez
Que la realiza mi corazón, que acoge toda ciencia.
Soy el sol y aparezco en mi esencia
Si lo quiero; los crecientes lunares me reflejan
Si lo deseo, conforme a
Mi rango. Y las constelaciones me manifiestan.
Cuando mi ausencia permite a las tinieblas extenderse
Y que el mundo oscuro quede privado de mí.
Cuando mi khirqa inviste Su esencia
Árabes y no árabes están perplejos por lo que he dicho".

La combinación de los dos vestidos queda ya establecida desde la época de Shibli e Ibn Khafif, y me adhiero a su doctrina en este punto. Yo he recibido la investidura de manos de nobles maestros espirituales después de ser su compañero y haber observado sus reglas, a fin de que la vestimenta sea tanto exterior como interior.

Al mismo tiempo mi doctrina, en lo que concierne a la investidura de los discípulos propiamente dichos (muridi al-tarbiya), se aleja de lo que es la práctica común hoy día. Consiste en esto: el maestro espiritual (al-shaykh al-murabbi) examina al discípulo al que quiere investir la khirqa, y debido a su estado espiritual localiza necesariamente una imperfección en él. Entonces el maestro se reviste de su estado espiritual hasta que lo realiza plenamente y se sumerge en él. La fuerza de este estado espiritual se difunde en la vestidura que porta el shaykh y, despojándose de ella, se la pone al discípulo. El brebaje se desliza en éste, se esparce en sus miembros y le invade, provocando así la eliminación de tal defecto.

No obstante, la transmisión de la khirqa, entendida en este sentido es bien rara hoy día. La energía espiritual de los hombres no es lo suficientemente grande para permitir lo que he mencionado, pues han descendido de hecho al grado del común de los creyentes.



CUALIFICACIONES REQUERIDAS PARA RECIBIR LA INVESTIDURA


Sin embargo estos maestros poseen las condiciones para la transmisión de la investidura, conformes a las que Dios a puesto de manifiesto y que consisten en ocultar los vicios del ser.

Así:

- Debes velar el pecado de la mentira por la vestimenta de la lealtad, y el de la traición mediante el vestido de la fidelidad, la hipocresía por la sinceridad, los malos tratos del carácter por las virtudes nobles, los actos reprensibles por el manto de los actos loables y todo vil defecto por el manto de una cualidad elevada.
- Es preciso tapar la entrega a las "causas segundas" con una adhesión total del ser a la Unicidad divina; la confianza en las creaturas por la confianza en Dios, y la ingratitud con el reconocimiento del Benefactor.
- Por otra parte, tú te engalanas del "ornamento de Dios" revistiéndote de los rasgos de caracteres o virtudes loables, tales como:
- Observar el silencio sobre lo que no te concierne.
- Desviar tus ojos hacia lo que es ilícito mirar.
- Examinar escrupulosamente los actos de tus miembros.
- Inspeccionar minuciosamente los actos que has cometido en el pasado y lo que han registrado los "nobles escribanos".

-- Debes:

- Estar satisfecho aunque sea poco lo que te encuentras para tu subsistencia.
- Escrutar los hábitos de tu alma.
- Practicar asiduamente la demanda del perdón y la recitación del Corán.
- Respetar las reglas de conveniencia que nos vienen del Profeta.

-- Es preciso:

- Que te familiarices con las virtudes de los piadosos.
- Que concentres tus esfuerzos en lo que atañe a la religión y la piedad filial.
- Que seas bondadoso con tu vecino y sacrifiques tu honor; el Enviado de Dios, sobre él la Gracia y la Paz, ha alentado esto diciendo: ¿" Alguno de vosotros puede ser como Abu Damdam que, cuando venía la aurora, declaraba: <<Señor, hago limosna de mí honor a Tus servidores>>?".

-- Tú debes dar prueba de abnegación, es decir:

- Sacrificarte para proveer las necesidades de las criaturas.
- Comportarte con bondad tanto con el amigo como con el enemigo.
- Mostrar modestia y ternura
- Soportar los agravios que recibas.

-- Abstente de:

- Prestar atención a los errores de los hermanos.
- Debatir las divergencias que te diferencien de los Compañeros y los que nos han precedido entre los grandes hombres.
- Frecuentar a los indolentes a menos que sea para llamarles a su deber o para invocar a Dios entre ellos.
- Escrutar los “eventos” (al-a´rad) y los “signos de Dios” (ayat Allah).
- Detractar a los pecadores apartados de la comunidad de Muhammad -sobre Él la Gracia y la Paz-.
- Tomar a la fuerza (ocupar a mano armada) salvo cuando son infringidos los interdictos divinos.

---Es necesario que:

- Despojes tu corazón de la ira y el rencor.
- Perdones la injuria -o sea, no irritarte cuando tengas motivos.
- No te unas a los que dan importancia a los infundios sobre los hombres honorables.

-- Debes:

- Proteger a las mujeres (ahl al-sitr).
- Respetar a los doctos y a los hombres de religión.
- Honrar a los ancianos y a las personas de carácter noble, sean musulmanes o sean infieles, según el límite legal aplicable a los unos y a los otros
- Respetar las reglas de conveniencia en atención a Dios y de toda persona muerta o viva, presente o ausente.
- Rechazar o repeler la calumnia que alcance la reputación de un musulmán.
- Tener cuidado de no hablar demasiado -de ser pedante o locuaz-, pues quien mucho habla dice no importa el qué.
- Respetar a los mayores.
- Ser bondadoso con los apocados o débiles y compasivo con los humildes.
- Visitar a los desguarnecidos y consolarlos con bondad y generosidad, las buenas palabras y la buena dirección.
- Mostrarte hospitalario.
- Pronunciar la fórmula de salutación en voz alta.
- Ser caritativo con los hombres, según el límite legal.
- No vituperar, ni maldecir, ni difamar o injuriar.
- Recompensar lo que te hagan de mal con el bien
- Ser un consejero sincero para con Dios, Su Enviado, los que guían la comunidad y los simples creyentes.

-- Guardate de:

- Desear el mal a nadie.
- Injuriar expresamente a un servidor de Dios que esté muerto o vivo, pues el que está vivo aunque sea un infiel resulta que tú ignoras como acabará y en cuanto al que ha fallecido tú no sabes como terminó.
- Reprochar de sus pasiones a los que las tienen.
- Pretender mandar sobre quien sea.
- Oprimir a tus niños para hacerles servir a tu interés personal.

-- Además:
- Procura evitar que la gente mancille tu oído con noticias que murmuren sobre ti o de otros, susceptibles de importunarte o perjudicarte.
Ama a todos los creyentes, los que hacen el bien, en consideración de su amor por Dios y Su Enviado y no les detestes con el pretexto de que están enemistados contigo, o por cualquier otro motivo. Esta recomendación, el Enviado de Dios -sobre Él la Gracia y la Paz- me la ha dado en mi sueño al respecto de una persona que había denigrado a mi shaikh y que por esta razón yo detestaba. Yo vi entonces al Profeta cuando dormía, que me decía: "¿Por qué le detestas? Y yo respondí: "¡Porque desprecia y critica a mi shaykh¡ Él me respondió: "¿No sabes tú que él ama a dios y que me ama? "Sí", le dije, y él me replicó: "Por qué entonces no has de amarle en consideración a su amor por mí, en vez de execrarle con el pretexto de que detesta a tu shaykh? Yo le respondí: "¡Oh, Enviado de Dios, que excelente maestro eres! Has llamado mi atención sobre algo en lo que yo era negligente!"

-- Asimismo:

- No te regocijes de lo bien que hable de ti la gente, incluso aunque lo merezcas, pues ignoras si esto te restará o si te será desposeído.
- No te distingas de los creyentes dejando aparecer las virtudes excepcionales a menos que tú seas de los que, en razón de su función en la comunidad, deben servir de modelo a los demás.
- No manifiestes humildad en tu comportamiento exterior dejando caer tus espaldas y brazos a tierra, a menos que esto coincida con tu estado interior.
- No busques la riqueza en este bajo mundo.
- No te inquietes del que ignora tu rango espiritual, bien al contrario, conviene que a tus propios ojos tu no tengas ningún rango.
- No busques imponer el silencio a fin de que se te escuche y no te ofusque ninguna respuesta que vaya en tu contra.

- Muéstrate paciente por Dios y con Dios: "Sé indulgente con los que invocan a su Señor mañana y tarde por deseo de ver Su cara y no desvíes tu mirada de ellos por buscar lo brillante de este bajo mundo. No obedezcas a aquel cuyo corazón hemos hecho indiferente a nuestro recuerdo, que sigue sus pasiones y cuyo comportamiento es desarreglado. Dí: La Verdad viene del Señor, que el que quiera creer crea y quien no, no crea" (Corán, 27-28).

- Imponte ser justo, pero no exijas que lo sean contigo.
- Toma la iniciativa de saludar cuando te encuentres con musulmanes y devuelve siempre el saludo al que te salude, muy alto para que te entienda.
- Ponte en guardia de censurar a los ricos cuando son avaros o a los hijos de este bajo mundo cuando se disputan las riquezas, y de codiciar lo que poseen.
- Ruega a favor los que detentan el mando y no en contra, aunque sean culpables.
- Combate tu alma y las pasiones, pues son tus más grandes enemigos.
- Evita retrasarte en las marchas y pasea el primero.
- No causes perjuicio a los jefes religiosos y no aportes testimonio contra la gente de la qibla con murmuraciones que son susceptibles de alejar al que te escucha.
- Abstente de polemizar sobre las disputas que hayan estallado entre los Compañeros -Dios esté satisfecho de ellos- y más generalmente al respecto de los muertos que hayan recibido la sanción de los actos que hayan incumplido.
- Evita las controversias concernientes al Corán y la predestinación.
- Aleja de ti la compañía de la gente que sigue a sus pasiones y de los innovadores que atentan contra la religión y los soberanos.
- Debes extirpar de tu corazón la concupiscencia, la envidia, la vanidad, y velar en no manifestar estos atributos fuera de los casos previstos por la Ley.
- Únete a la comunidad pues "el lobo no come más que a las ovejas solitarias".
- Desconfía del apresuramiento, salvo para cinco cosas: cumplir las oraciones al inicio del día, hacer el peregrinaje cuando las condiciones se cumplan, ofrecer alimento a tu huésped antes de entablar conversación, preparar los funerales del muerto y casar la hija virgen cuando es núbil.
- Despliega todos tus esfuerzos para aconsejar a los servidores de Dios, bien sean musulmanes, infieles o politeístas, con sabiduría y diplomacia.
- Suprime las causas de negligencia y vela en el cumplimiento de las oraciones de la manera más perfecta.
- Vela sobre tu alma en la demanda de las cuentas, rechaza la ignorancia en las investigaciones científicas y sé favorable a cualquier búsqueda científica.
- Sé esplendoroso en la utilización del bien (que Dios te ha concedido).
- Aleja de ti las pasiones y la "morada de las ilusiones".
- Debes creer que precisas odiar tu "alma" (nafs) la cual, entre los hombres de Dios (ah Allah), designa todo pensamiento vituperable.

-- Es necesario:

- Que repares las iniquidades.
- Que corrijas la avidez.
- Que despliegues todos los esfuerzos para restablecer la paz entre los que disputan entre sí, pues Dios restablecerá la paz entre Sus servidores en el día de la Resurrección.
- Que hagas caer la duda.
- Que seas constante en tu vigilancia y el temor.
- Que no te inquiete nada sino Dios, amar y odiar en Dios, mostrar amor por la familia del Enviado de Dios, y la amistad por los que son piadosos.
- Que llores mucho, implores a Dios, reces día y noche, rehuyas el reposo y te muestres humilde en consideración de Dios en toda circunstancia.

-- Debes de:

- Reprimir la tristeza y la ansiedad de la existencia pensando en el reconocimiento que te incumbe hacia el Benefactor por los dones que te ha otorgado.
Tender hacia Dios en toda circunstancia.
Ayudar a los demás a practicar la piedad y la creencia en Dios.
Responder al Enviado, asistir al oprimido, responder al que te pide auxilio, salvar al que está en grave apuro, calmar la pena del que está sumergido en la tristeza.

-- Además:

- Con el nuevo día practica la oración nocturna, o mejor aún, pasa toda la noche en oración.
- Piensa en la muerte, visita frecuentemente las tumbas y no profieras palabras inconvenientes cuando te las encuentres; ruega por los difuntos y acompaña a su cortejo fúnebre, delante si vas a pie, detrás si estás sobre una montura.
- Acaricia la cabeza de los huérfanos, visita a los enfermos, da limosna, ama a la que gente que hace el bien.


Respecto a Dios:


- Invoca el nombre de Dios permanentemente, vigila tu alma y pídele cuenta de tus actos exteriores e interiores.
- Familiarízate con la Palabra de Dios, sé prudente ante lo que escuches y lo que mires.
- Sobrelleva pacientemente las sentencias de Dios, pues estás bajo Su mirada, pues él ha dicho: - "Sobrelleva el decreto de tu Señor pues tú estás bajo Nuestros ojos" (Cor 52:48), da la preferencia al orden divino y busca todo lo que es susceptible de acercarte a Él. Encamina toda tu energía en lo que place a Dios y Le satisface. Debes aceptar el decreto (qada) pero no necesariamente lo que está decretado.
- Es necesario recibir lo que viene de Dios con alegría, estar satisfecho de tu relación de vasallaje hacia Él, estando con Él, pues Dios esta con Sus servidores donde quiera que estén.
- Es necesario liberarse de las cosas vanas, mostrarse paciente en las pruebas, renunciar a lo que te es lícito, ocuparte de lo que es más importante en el momento presente, buscar el paraíso con deseo y fuerza en tanto que él es el lugar donde contemplarás a Dios -¡que él sea Exaltado!

--También:

- Acompaña con benevolencia a los que son probados.
- Conversa con los indigentes y estáte a su lado en el lugar de su pobreza. Ayuda al que se encuentre en estado de necesidad.
- Ten el corazón íntegro.
- Ruega por los musulmanes en secreto.
- Sirve a los pobres.
- Sacrifícate por los demás -pues es entonces cuando contrarías a tu alma cuanto tú la sirves realmente.
- Regocíjate del bienestar de la comunidad y aflígete de su corrupción.
- Da prioridad a lo que Dios y su Enviado dan prioridad y pon en último lugar lo que Dios y Su Enviado sitúan lo último.

© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.