II Simposio Internacional Ibn Arabi de Murcia, Jane Carroll y la geometría espiritual andalusí
Ángel Almazán sobre textos de Jane Carroll - 3/11/2013

El círculo y el Cuadrado: La interpenetración de Cielo y Tierra en el al-Andalus de Ibn Arabi, tal es el título de la ponencia sobre la geometría espiritual expuesta por la arquitecta y ensayista Jane Carroll que resumimos
 


Jane Carrol (MIAS-USA) abrió el ciclo de ponencias del II Simposio Internacional Ibn Arabi de Murcia tras ser presentada por el director académico, Pablo Beneito, a las 10:30 h. del 8 de marzo (2013). Jane Carrol estudió en la Architectural Association de Londres con Keith Crichlow enfocándose en la geometría y la arquitectura sagradas. Seguidamente centró su tesina sobre la influencia de la arquitectura de al-Andalus en la Escuela de la Catedral de Chartres. Posteriormente, durante la década de 1970 estudió en la Escuela de Beshara en Escocia, explorando los trabajos de diversas tradiciones sobre la Unidad de la Existencia, fundamentalmente basándose en Ibn Arabi y Rumi. Es miembro fundador y Secretaria de la Ibn Arabi Society en EEUU. Algunas de sus conferencias se han publicado en el Journal of the Muhyiddin Ibn Arabi Society. Es arquitecta en ejercicio en Ojai California e imparte talleres sobre geometría.

En esta ocasión, en Murcia, su ponencia se ha titulado " El Circulo y el Cuadrado: Interpenetración del cielo y la tierra en el al-Andalus de Ibn Arabi", en la que describió algunas claves simbólicas de la Gran Mezquita de Córdoba -en la construcción tal como Ibn Arabi la conoció- y del Palacio de la Alhambra, "construido mucho después, pero influenciado por sus escrituras, dentro del contexto del pensamiento de Ibn Arabi acerca de la revelación de las formas de este mundo".

Carroll comenzó señalando que "la vida de Ibn Arabi en al-Andalus, desde que nació hasta que finalmente se marchó al Magreb con 36 años, tuvo una decisiva influencia en su formación. En el Rúh al-Quds habla de los maestros con los que se encontró en aquel entonces y de las experiencias y visiones que recibió", pero advirtiendo seguidamente que "hay un amplio contexto en el que podemos ver la influencia que al-Andalus tuvo en él" (como la propia tierra de al-Andalus, por ejemplo). "La cultura de al-Ándalus, con su arte y arquitectura, sus jardines perfumados, su música y poesía, propició la compensación de que los sentidos internos, unidos en armonía, pueden ser conducidos a la recepción directa de la revelación divina, sin la mediación del pensamiento analítico", afirmó Jane Carroll.

Además de sus relaciones con sufíes andalusíes, hay que tener presente que la filosofía y ciencia clásica (griega y romana) vigentes en al- Andalus y enseñadas en las siete artes liberales influyeron en Ibn Arabi. "Estas siete artes liberales existen en el domino de la imaginación, el lugar donde las formas reciben significado y los significados adoptan formas. "El conocimiento de la imaginación", dice Ibn Arabi en Futúhát, "es el eje central del collar: hacia él ascienden los sentidos y hacia él descienden los significados". En la descripción de Ibn Arabi sobre las cinco presencias de la Realidad del mundo, la Imaginación se sitúa en el centro. Al- Gayb al-mutlaq (Lo incognoscible) se despliega en el Y:11am al-yabarút, la Primera Revelación, luego en el'álam al-mitál, el mundo de la imaginación, y en el al-shuhild al-mutlaq, este mundo del testimonio y en el insán al-kámil, el Hombre Perfecto que abarca todas las presencias", resume Carroll comenzando a adentrarse en su exposición.
Una de esas Artes Liberales era la geometría que Ibn Arabi "conocía bien como orden subyacente del mundo visual". Tal es así, señala Carroll, porque él "no utiliza la geometría para simbolizar la Realidad, sino que reconoce la geometría como el orden en el que la Realidad se revela a sí misma en el espacio". Y Carroll nos indica el principio rector hermenéutico de Ibn Arabi de esta manera sintetizadora: " En esto, como en todo lo que escribe, comienza desde el punto de vista de la Unidad y da testimonio de su despliegue. El tipo de significados que Ibn Arabi resalta en geometría y las formas en las que la vemos en edificios como la Mezquita de Córdoba y la Alhambra, se denomina a menudo geometría "sagrada", aunque en algunos casos es un nombre poco apropiado. No hay nada que sea más sagrado en esta geometría que en la geometría que aprendemos en el colegio: se trata simplemente de las normas que rigen el espacio bidimensional o tridimensional en el mundo perceptible. Para algunos como Ibn Arabi, estas normas, su belleza, elegancia y verdad manifiesta serían necesariamente sagradas, ya que no existe nada más que una realidad que se manifiesta por sí misma de acuerdo a su orden".

Muy certeramente, Jane Carroll recoge la siguiente cita de Ibn Arabi sobre el primer germen de la procesión-emanación-efusión-desbordamiento desde el Punto Principial -que no principal- y su plasmación en el círculo de la Primera Determinación de la Realidad (al-ta'ayyun al¬awwal) , tomada de "Las Iluminaciones de La Meca-Futuhat...":
"Se nos ha concedido el punto porque es el origen de la existencia de la circunferencia del círculo... El punto es el Ser, al-haq;, el espacio de fuera de la circunferencia es el no ser, y lo que está en medio... es lo posible". (Fut. 3.275).

"Cada línea proyectada desde el centro hasta la circunferencia es igual a su compañera y termina como punto sobre la circunferencia. Por sí mismo, el centro ni se multiplica ni se incrementa, a pesar de la multitud de líneas que se proyectan desde él...El punto central se relaciona con todos los demás puntos de la circunferencia por su propia esencia" (Futuhat 1.260).

Esa Procesión hacia la Existencia alcanza después la Segunda Determinación (al taayyun al-tháni,) donde "los Nombres Divinos se diferencian unos de otros y la interacción de estos nombres crea los modos o "patrones" de existencia. El círculo se puede dividir geométricamente en un número infinito de imágenes. Las sumamente complejas y bellas geometrías islámicas de este periodo exploran esta realidad".

Para Jane Carroll el comienzo de esta serie de patrones geométricos se inicia con la generación de la Vesica Picis (Vegiga de Pez) al cruzarse dos círculos entre sí con sus circunferencias contactando en el punto central de cada círculo, figura que tiene una relación de su altura y su anchura que nos da un número irracional (1: raíz cuadrada de 3), que se repite en la arquitectura islámica, pero también en la cristiana (en lo que respecta a la Vesica Picis, un clásico iconológico medieval es el Pantocrátor dentro de la misma, por ejemplo). "En la terminología islámica, es el espacio entre el arco del Ser (wuyúd) y el arco de posibilidad (imkán), el istmo o barzaj, el lugar del Hombre Perfecto", asevera Carroll.

Mas la conferenciante no se detuvo en estos desvelamientos "geométrico-metafísicos", sino que fue más allá al señalar que "cuando este movimiento geométrico se repite alrededor de cada esquina del primer círculo, el diagrama de la manifestación de Ibn Arabi aparece con los principales nombres divinos: Poder, Vida, Conocimiento y Voluntad, que emergen de la presencia Divina. Otros círculos emergen desde los segundos círculos para formar los dominios del Alma, el Intelecto, la Naturaleza y la Materia, y de los cuales surgen los cuatro elementos. "Cada punto puede causar la existencia de una circunferencia cuya condición es la misma que la primera, y así, hasta el infinito" (Fut. 1:259). "El principio de todo esto es el primer punto" (Futuhat. 1:260)...".

El resto de la conferencia versó sobre muchas de las geometrías "sacras" "expresadas abiertamente y también escondidas en las creativas proporciones de la construcción" en la Gran Mezquita de Córdoba y en la Alhambra de Granada. " Las geometrías resuenan en armonía exactamente igual que la música, y permiten al cuerpo, al entrar en la mezquita, encontrar su centro y acercarse a un estado de paz (salám), para la oración ritual, o para cualquier forma de adoración", afirma Jane Carroll, para quien los visires de Yusuf I y Muhammad V ", que eran los máximos responsables de la construcción del palacio nazarí, Ibn al-Jatib (1313-1375) e Ibn Zamrak (fallecido en 1393), fueron serios estudiosos de Ibn Arabi, y además fueron los responsables de la mayor parte del diseño y la decoración y su poesía está inscrita por todo el edificio".


Nota: fotos tomadas durante la ponencia de Jane Carroll. Las imágenes arquitectónicas son de la Gran Mezquita de Córdoba y de la Alhambra de Granada con esbozos de esa geometría espiritual que mostró Jane Carroll.


Enlaces relacionados:
- II Simposio Internacional Ibn Arabi de Murcia
- Muhyiddin Ibn Arabi Society Latina
- Nostalgia de un viaje a Murcia con Ibn Arabi en el Corazón

© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.