EL PÓRTICO OCTOGONAL DE EUNATE (NAVARRA)
ELIE LAMBERT - 3/15/2009

"Entre los capiteles y los ábacos de las tres series de arcadas de Eunate, hay la misma diferencia que entre los de la cabecera y brazo oeste de la nave, en la colegiata de Tudela", dice Elie Lambert.
 


SECCION 3.ª = ARTE.
El pórtico octogonal de la iglesia de Eunate

Bol. de la Com. de Monum. Hist. y Art. de Nav ., 1925, 219.-23. or.



E. LAMBER.


Entre las numerosas iglesias románicas de Navarra, no hay, tal vez, ninguna tan poética y tan misteriosa al mismo tiempo, como la de Eunate. Situada al lado de una carretera, pero aislada de toda habitación humana, esta pequeña construcción octogonal está rodeada por todas sus caras de una especie de pórtico, y las ocho series de arcadas de este pórtico repiten armoniosamente la forma de la iglesia, rodeándola, sin que ningún tejado o cubierta las una a ella. Esta columnata ha dado su nombre al edificio y al lugar en que se halla emplazado, ya que Eunate quiere decir en vasco «Cien Puertas» y forma con la iglesia un conjunto que, a primera vista, se nos antoja único en Europa: es verdadera joya de arquitectura, situada en medio de aquel paisaje de líneas austeras y majestuosas.
No es necesario estudiar de nuevo la belleza de este pequeño monumento, ya que ha sido descrito tantas veces y tan bien. D. Vicente Lampérez hace de él un análisis tan completo y preciso, en el primer tomo de su Historia de la Arquitectura Cristiana Española, que casi resulta inútil volver a insistir sobre esto.

Hasta el verano último, solamente conocíamos esta descripción de la iglesia de Eunate y algunas fotografías; pero esto bastaba para inspirarnos un vivo deseo de contemplar nosotros mismos este edificio, que nos ofrecía un enigma al parecer desconcertante. No esperábamos que esta visita nos permitiese añadir gran cosa a la descripción que ha hecho D. Vicente Lampérez de la iglesia y del pórtico de Eunate; y, efectivamente, sólo pudimos añadir un detalle muy pequeño, omitido en las bellas figuras 483 y 484, donde dá la planta y alzado del monumento:—hay que añadir unas columnitas adosadas a los pilares de ángulo, que separan los tres tramos, cuyas arcadas van sostenidas por columnas gemelas.—Al contemplar por fin nosotros mismos este enigmático edificio, nos pareció menos difícil comprender un poco mejor el problema de su construcción
y quisiéramos exponer aquí sucintamente nuestras suposiciones sobre su historia.

La iglesia misma de Eunate no tiene, como ya es sabido, nada de excepcional, a pesar de todo el interés que presenta: su planta poligonal, que le ha valido el ser considerada como una fundación de los Templarios, es análoga a la de la iglesia de Torres de Sansol (1) y la estructura curiosa de su ábside, cuya bóveda de horno está soportada por gruesas nervaduras de perfil cuadrado, se encuentra también en la gran iglesia cisterciense de la Oliva. Pero lo que parece único y desconcertante en Eunate es la arquería octogonal que envuelve exactamente la iglesia. Nada permite suponer que un tejado o cubierta haya unido alguna vez los ocho muros de la iglesia a las ocho series de arcadas que les son paralelas, para formar una especie de deambulatorio, o para constituir, en los ocho lados de la iglesia, galerías cubiertas análogas al pórtico lateral de la iglesia cercana de Gazolaz, (2) y aún a las que se encuentran en uno de los lados y a veces en dos o hasta tres en tantas iglesias románicas de las regiones de Burgos, Soria y Segovia. Los muros de la iglesia no presentan ninguna huella de haber soportado piezas de enlace con las arcadas y por consiguiente estas últimas nunca han estado unidas a la iglesia en forma alguna, como en los templos perípteros antiguos. En Eunate parece verdaderamente que se encuentra uno en presencia de un monumento único en su género, sin que nada venga a indicar a qué estaba destinada primitivamente esta columnata tan misteriosa como bella.

Es conocida la hipótesis a que se vió reducido D. Vicente Lampérez a falta de otra explicación mejor: ha supuesto que en el sigIo XII los Templarios imitarían en Eunate la disposición que tuvo la iglesia primitiva del Santo Sepulcro en el siglo IV, y que perdió posteriormente: «La primitiva iglesia jerusalemita, elevada por Constantino en el año 336, tenía el Sepulcro en medio de un otrio concéntrico descubierto, pues pareció desacato interceptar el espacio por donde el Señor se elevó a los cielos, según las palabras de San Jerónimo.

Rodeando aquel atrio había una galería cubierta. Esta disposición se conservó en las restauraciones del siglo XII, aunque el atrio descubierto se convirtió en deambulatorio cubierto. Si suponemos a los Templarios conocedores de la primitiva disposición (lo cual es muy posible por las palabras de San Jerónimo) y respetuosos con ella, se explicaría perfectamente la forma de la iglesia de Eunate. La arquería que se conserva es, no la exterior, sino la interior de una galería que rodeaba un patio o atrio descubierto, en cuyo centro se levantaba el edículo representativo del Sepulcro del Cristo. Por eso no se ve indicio alguno en los muros de apoyo de las cubiertas, puesto que cargaban en sentido contrario, en la arquería y en un recinto paralelo a ella, situado próximamente donde hoy está una cerca de contención de los campos inmediatos, que acaso es resto de aquel o sobre sus mismos cimientos está levantada ... ».

Después de haber visto el pórtico de Eunate, nos parece inútil recurrir a esta hipótesis un poco atrevida, según la cual los Templarios imitaron una sola vez, en Navarra, en el siglo XII, la disposición que había desaparecido desde tanto tiempo antes de la iglesia de Jerusalén. Sin embargo, podríase aceptar la idea de D. Vicente Lampérez de que esta columnata actual haya formado parte antiguamente de una galería cubierta, dispuesta en torno de la iglesia en lugar de estar aislada, como se encuentra actualmente, pero que sus arcadas daban al interior y no al exterior de esta galería, la cual se hallaba así separada de la iglesia por un espacio libre. Se puede admitir todavía con mayor seguridad que los muros exteriores de esta galería son aquellos en ruinas que separan ahora la iglesia y su columnata de los campos vecinos; desde luego que estos muros en ruina no pueden ser considerados como del siglo XII, pero esto no tiene nada de extraño, puesto que gran parte de la arquería octogonal es también mucho más reciente.
En efecto, un hecho bastante curioso no pudo escapar a la atención de don Vicente Lampérez: solamente una parte de la columnata es antigua Entre las ocho series de arcadas, hay tres, cuyos arcos, de medio punto, están soportados por columnitas gemelas cuyos capiteles ricamente exornados son semejantes a los de muchos claustros románicos de Navarra. Las otras cinco series no tienen columnas, como los claustros y los pórticos románicos, sino pilares cuadrados, donde una simple moldura marca el sitio correspondiente al capitel.

Cinco tramos de arcadas son tan distintos de los otros tres, que D. Vicente Lampérez no vacila en ver en ellos una refección del siglo XVII. Examinando con atención los tres tramos antiguos, se puede comprobar en seguida que en ellos hay que distinguir dos partes, una de las cuales es, relativamente, más reciente que la otra. Dos de ellos tienen, ciertamente, capiteles y ábacos románicos, muy bellos por su decoración y semejantes a los de los claustros navarros del siglo XII; pero, en el tercero, los capiteles y los ábacos son de un estilo mucho más avanzado y no pueden ser sino de fines del siglo XIII o casi del XIV: la decoración no está ya formada de motivos estilizados o de entrelazos, de animales o escenas de personajes, sino de follajes muy bien recortados y fielmente imitados de la naturaleza; por ejemplo, de hojas de encina o de hiedra, como en la puerta grande de la Oliva, que es románica en apariencia solamente. Entre los capiteles y los ábacos de las tres series de arcadas de Eunate, hay la misma diferencia que entre los de la cabecera y brazo oeste de la nave, en la colegiata de Tudela, que fueron ejecutados, como es sabido, a intervalos bastante largos. Por consiguiente, ni siquiera tres de los ocho tramos pueden ser considerados contemporáneos de la iglesia, sino solamente dos.

Y es más; si se mira de cerca, en el interior, el pilar de ángulo que separa la arcada que tiene capiteles del siglo XIV y la contigua, cuyos capiteles son del XII, se comprueba fácilmente que los capiteles y los ábacos de las columnitas adosadas, han sido retocados con el fin de que puedan ajustarse a un enlace angular, para el que no estaban hechos en un principio. Y se impone la misma comprobación cuando se examina el pilar que separa las dos alas donde las columnitas tienen capiteles románicos; allí tampoco queda lugar a dudas, al ver como están tallados los ábacos y colocadas las piedras. Solamente los capiteles y los ábacos son antiguos: los arcos, los fustes y las basas son posteriores. Los tres tramos, que hasta ahora han sido considerados como enteramente contemporáneos de la iglesia, en realidad no recibieron su disposición actual, sino en una época muy posterior.
La conclusión que resulta lógicamente de todo esto, es que la arquería octogonal de Eunate es mucho más reciente que la iglesia. Pertenece, indudablemente, a la misma época que la mayor parte de sus tramos, O sea, todo lo más, al siglo XVII (3); y por lo tanto, no hay ninguna dificultad en admitir que los restos de muros paralelos a las ocho filas de arcadas, hayan sido construidos al mismo tiempo que éstas, para formar con ellas, un pórtico cubierto que rodease toda la iglesia. Todos los capiteles de los siglos XII y XIV, son los restos, que se volvieron a emplear en el siglo XVII, de una construcción más antigua; un claustro probablemente, cuya disposición, de ningún modo pudo ser la del pórtico actual.

Si la iglesia ha pertenecido efectivamente a un monasterio de Templarios, nada tiene de extraño que éstos poseyesen cerca de su capilla, un claustro y edificios conventuales: tampoco es extraño que todos los edificios hayan desaparecido posteriormente, y que se hayan vuelto a emplear los materiales, que por su finura, merecían ser utilizados de nuevo.

No creemos pues, que tenga utilidad ninguna el preguntarse por qué los Templarios habrían dispuesto en torno a su iglesia, un pórtico octogonal, separado de ella por un espacio descubierto, puesto que este pórtico no fué construído por ellos. El pórtico de Eunate ni es único, ni ofrece misterio alguno, ya que fué construído quinientos años después que la iglesia a la que envuelve.

Un solo punto merece atraer la atención de los arqueólogos, y es la razón por la cual el arquitecto del siglo XVII tuvo la idea de construir esta bella arquería que tan perfectamente entona con la iglesia. Tal vez el descubrimiento de algún texto venga a satisfacer nuestra curiosidad sobre este punto; pero de todos modos, la construcción de una columnata de este género debe sorprender mucho menos, tratándose de una época en la que tantas plazas y monumentos estaban rodeados de arcadas, y en la que abundan las ordenaciones arquitectónicas como esta de los cinco tramos de pilares cuadrados que presenta Eunate.
Desde luego, es completamente cierto que el autor de esta arquería poseía en un grado elevado el sentido de lo bello, y que ha sabido armonizar su obra con la pequeña iglesia románica, a la cual añadió un adorno de tan singular encanto.


Traducción de Serapio Huici)




Notas


(1) P. Zorrilla. Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos de Navarra, año 1914, págs. 129-139. —S, Huici, Revista de Obras Públicas, 1 Nov. 1923.

(2) Véase sobre esta iglesia el artículo de D. S. Huici: Arquitectura, febrero 1923. págs. 32-35.

(3) En un documento del año 1520, publicado por Jesús Etayo en este BOLETÍN (T. V. p. 64), consta que ya entonces, o sea un siglo antes del XVII «al derredor de la dicha yglesia de la parte de fuera ay un claustro muy hermoso e solempne ..... en el qual ay muchos arquos... y al pie de los arquos.. ... ay muchos enterrorios, carnarios y sepulturas ... » Conviene tener presente este dato al examinar la hipótesis de Lamber. Más bien abona la idea de que el bello pórtico de Eunate sería rehecho y no creado en el siglo XVII. Téngase, también, en cuenta que si el pórtico ha dado nombre al templo, se lo dió, indudablemente, antes del siglo XVII. En efecto, en el mismo documento del año 1520 se le denomina de Onate, fácilmente identificable con Eunate.—(N. de la R.)


Enlaces relacionados:
Eunate en "Las claves masónicas de los maestros constructores".
Eunate en Lampérez
El enigma templario de Eunate
Cuando las piedras hablan
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.