TARMESKO, UNA CECA CELTIBÉRICA EN TIERMES, EN RELECTURA DE BORMESKO
Prensa de Grupo Life Tiermes-Caracena - 7/19/2006

El paleofilólogo Carlos Jordán, de la Universidad de Zaragoza, ubica esta ceca en Tiermes. Monedas de esta ceca se han encontrado en la necrópolis de Carratiermes, en "La casa del Acueducto" y en el Conjunto Rupestre del Sur (Tiermes).
 


Recientemente, las investigaciones paleofilológicas llevadas a cabo por el profesor Carlos Jordán, de la Universidad de Zaragoza, han dado como resultado la posibilidad de relacionar la ciudad indígena de Termes con la ceca identificada en monedas celtibéricas donde aparece una leyenda, en escritura de tipo occidental, leída hasta ahora como bormeskom/bormesko, señalando la ceca de procedencia.

Ésta es una ceca que acuñó cuatro emisiones de ases (bronce), con jinete lancero, entre la segunda mitad del siglo II a. C. e inicios del siguiente, y que ha permanecido sin localizar. Se ha tratado de situar en varios puntos diferentes de la Celtiberia: en el área sedetana (Valle medio del Ebro), en el valle del Jalón, en el valle del Bornoba (Guadalajara) o en el Alto Duero. Incluso algunos autores la han tratado de identificarla en San Esteban de Gormaz.



BORMES-TARMES



El profesor Carlos Jordán llega a la conclusión de que existe un sistema dual de lectura celtibérica en la primera sílaba que aparece en la leyenda, por lo que el “Bor” leído así hasta la fecha se debería leer, en realidad, como “Tar” , lo que nos llevaría entonces a interpretar el nombre de la ceca como TArmesKOm/TArmesKO, siendo la ciudad emisora, por tanto, Tarmes, a identificar, casi con toda seguridad, con Termes, lo que, además, nos concretaría el nombre de la ciudad indígena.

Tarmes es, por otro lado, un topónimo que el profesor F. Villar propone también desde el estudio paleofilológico, al considerar que el “ter-“ latino sería el radical indoeuropeo “tar” transformado, usual en hidrónimos y topónimos. Ello explicaría la presencia de Tarmestinus en la onomástica de algunos individuos procedentes de la ciudad y documentados en epígrafes funerarios recuperados en Lusitania y la Bética: Lucius Iulius Campanus Tarmestinus en Almonáster la Real (Huelva), y los hermanos Valerii Tarmestini de Mérida.

Cabe indicar que monedas de esta ceca se han encontrado en Tiermes, en la Casa del Acueducto, en el Conjunto Rupestre del Sur y, también, y muy significativo, por ser el cementerio indígena, en la Necrópolis de Carratiermes.


Si próximas investigaciones confirmaran la tesis de Carlos Jordán, la conclusión sería que Tiermes (Tarmes) hubiera sido ya una ciudad muy relevante en el mundo celtibérico, con capacidad de generar un excedente económico suficiente para poner en circulación moneda propia reconocida por la autoridad romana, aunque se tratara, por los materiales conocidos hasta el momento, únicamente de ases de bronce. El hallazgo de rastros del ingenio de acuñación es lo que resta.



EL YACIMIENTO DE TIERMES



El yacimiento de Tiermes, uno de los que forma parte del Complejo Arqueológico de Tiermes-Caracena, abarca una zona de excavación de 250.000 metros cuadrados, con una zona protegida de más de un millón de metros cuadrados. Comprende un entramado urbano compuesto por una ciudad celtíbera con su necrópolis, una ciudad romana con dos foros, un acueducto y sistemas de distribución de agua tallados en la roca al igual que los tramos de calzada que pasan por la ciudad, canteras romanas, viviendas rupestres, una necrópolis visigoda y otra medieval excavada en la roca. En las proximidades del yacimiento abundan los petroglifos postpaleolíticos. Tiermes dejó de estar habitada en el siglo XVI, tras recoger las huellas más de 3.500 años seguidos de presencia humana.

El Proyecto europeo LIFE Tiermes-Caracena aplica en la zona desde 2003 un plan de desarrollo sostenible basado en el concepto del yacimiento como nuevo motor de desarrollo de una comarca con una densidad de 0,8 habitantes de por kilómetro cuadrado.



Nota: Texto e imágenes del Grupo Life Tiermes-Caracena



Enlaces relacionados:
Web del Yacimiento

© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.