CUANDO LAS PIEDRAS HABLAN: EUNATE-SIONES-UCERO (2)
José Alberto de Quintana de León - 9/8/2005

Muy cerca de Puente de la Reina, donde hubo una encomienda templaria según los documentos que se conservan, está la fascinante ermita navarra de Santa María de Eunate, objeto de este capítulo.
 


Es Viernes Santo, hace viento sur y hay nubes y claros. Mi coche se desliza por la carretera que une las poblaciones navarras de Puente la Reina y Obanos. En un momento dado y a mi derecha, en un descampado, aparece un edificio singular rodeado de una columnata en todo su perímetro. Es la ermita de Santa María de Eunate.


Dice la historia que esta ermita fue edificada en el siglo XII de nuestra era y que no se sabe quién la hizo construir. La “otra” historia nos habla de Caballeros Templarios como instigadores de su construcción.


El lugar donde se encuentra es, de por si, mágico. Recorre su subsuelo hasta tres corrientes telúricas que forman un cúmulo de energías a las que es muy difícil sustraerse. Y tiene que ser así. Los Caballeros del Temple escogían muy bien los lugares de sus emplazamientos y más cuando se trataba de lugares de iniciación


La ermita es octogonal, con todos sus lados irregulares y con un ábside semicircular, formado por cinco lados y rematado en una semicúpula. Tiene dos puertas de acceso. La principal en el lado norte, abocinada y muy decorada y otra en la parte trasera, también abocinada pero con menor decoración y más sencilla.

Una vista detenida a los sillares de los muros nos da una prespectiva muy rica sobre los artesanos que esculpían las piedras para su construcción. Las marcas de cantero son muy abundantes y claras en los sillares de la ermita. Dicen que mediante estas marcas se controlaba el trabajo de los artesanos pero más bien parece que es el orgullo de los mismos el que hacía que firmasen las piedras con sus signos especiales.


La orientación de Eunate me preocupaba desde el momento que accedí a las informaciones que internet me daba sobre la ermita. En una de esas informaciones se decía que el ábside estaba orientado hacia el sur. Esto era muy extraño y nada común en los templos cristianos.



Al tomar con mi brújula magnética la orientación de la ermita, comprobé que la orientación del eje de la misma era de 100º , lo que certificaba el error de la medida que había leído y que la situaba a sur (180º) en vez de al este (90º) Tomé la medición en varias posiciones ya que advertí que había una diferencia de varios grados según me acercara o me alejara del interior. Estas variaciones no pueden deberse más que a la naturaleza del subsuelo de la ermita, a no ser que…


Su cubierta está sustentada sobre ocho semiarcos que la dividen en ocho segmentos diferentes. Son diferentes ya que las paredes de los ocho lados del octógono son también diferentes. Alguna razón habría para construirla así, ya que sabían hacer las cosas bien. De eso estamos seguros.


En cada tramo de la cubierta hay un lucernario. Cuatro son octogonales y los otros cuatro son hexagonales, y se distrubuyen alternativamente.

También estas divisiones nos muestran la marca oculta del Temple, ya que tomando la figura de las marcadas con lucernario octogonal, nos representa una perfecta cruz patada. Si añadimos el ábside, nos encontraremos con una cruz ansada ( la típica cruz egipcia) y si prescindinos de ella con la cruz tau.




Esoterismo a raudales




El corredor que circunda a la ermita está compuesto por dos tipos diferentes de columnas. Las catorce que dan al lado de la puerta principal, son dobles y tienen el capitel decorado. Las restantes son cúbicas y sin decoración. Hay cinco aberturas para acceder al cuerpo de la ermita.

En una de las columnas hay un capitel en el que se ve un crucificado sin cruz. Es sabido que los Caballeros Templarios consideraban la cruz como un medio de tortura y, por lo tanto, como un objeto no digno de adoración. Este es uno de los motivos para creer en la autoría templaria de le ermita.


En las arquivoltas de la puerta trasera, podemos admirar una serie de estrellas de ocho puntas (talla diamante), otro claro símbolo templario.




En la puerta principal y en los capiteles de las columnas que delimitan el espacio de paso, hay dos relieves que muestran a seres barbados con la barba recogida en espiral. Si damos la vuelta a esos seres, se convierten directamente en dos “Bafomets” … signo inequívocamente templario.

Hay también una serie de figuras esculpidas en los arcos de la puerta, alguna en actitud nada reverente, animales mitológicos, hojas y una figura que muestra un templario sobre la cabeza de un bafomet. Esta figura es muy curiosa ya que hemos encontrado la misma representación, aunque menos definida en otra iglesia templaria de la provincia de Burgos.




Nota de agradecimiento


Soriaymas.como agradece al autor de esta serie su colaboración con este portal. El copyright del texto y de las fotos es suyo.



Artículos sobre Eunate en soriaymas.com - Sección España Mágica (Temple y Enclaves).


25/10/2004 - DE TORRES DEL RÍO A SANTA MARÍA DE EUNATE (Navarra)
14/04/2003 - EL ENIGMA TEMPLARIO DE EUNATE (Navarra) ( y 3)
01/09/2005 - CUANDO LAS PIEDRAS HABLAN: EUNATE-SIONES-UCERO (1)
07/04/2003 - EL ENIGMA TEMPLARIO DE EUNATE (Navarra) (1)
08/04/2003 - EL ENIGMA TEMPLARIO DE EUNATE (Navarra) (2)
17/03/2005 - LOS SECRETOS DE LA VERA CRUZ DE SEGOVIA, TORRES DEL RÍO, EUNATE, SAN BAUDELIO: "CLAVES MASÓNICAS..."
08/02/2005 - SANTA MARÍA DE EUNATE (NAVARRA), SEGÚN LAMPÉREZ



Enlaces relacionados:
Libro de Ángel Almazán con un capítulo específico sobre Eunate
De Torres del Río a Santa María de Eunate
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.