"TEMPLARIOS, SANJUANISTAS Y CALATRAVOS EN SORIA", ENTREVISTA A SU AUTOR, ÁNGEL ALMAZÁN
Redacción - 3/30/2005

Hasta 24 enclaves y pueblos salen referenciados profusamente en este libro de 240 páginas y 400 imágenes. En esta entrevista su autor nos desvela las claves de esta obra documentada con rigor.
 



¿Cuál es la estructura de este libro?



Está dividido en tres capítulos. El primero es muy histórico pues expongo algunos datos sobre la historia de estas tres Órdenes Militares; en el caso de los calatravos me extiendo un poco más debido a que varios maestres y comendadores pertenecieron al linaje de los Padilla, señores de Calatañazor, para lo cual me ha servido mucho la crónica calatravense que Rades y Andrada escribiera en 1572.

El segundo capítulo está dedicado a los enclaves y, en mayor o menor medida, a los pueblos donde se sitúan, que son veinticuatro.

Y el tercer capítulo es literario puesto que he transcrito tres relatos templarios escritos por Gustavo Adolfo Bécquer, el teósofo Mario Roso de Luna y el sacerdote Eustaquio Pastor Teresa.

En total son 240 páginas con 400 imágenes (planos, mapas del siglo XVIII, textos, documentos...).



¿Qué supone este libro en el conjunto de su obra?



El final de una investigación que emprendí en 1985 sobre los templarios en la provincia de Soria que se ha ido plasmando en casi medio centenar de artículos en la prensa, incluido soriaymas.com. Varios de tales artículos los agrupé en 1999 para formar parte de la "Guía templaria soriana y el enigma del río Lobos" que tuvo tres ediciones. Este pequeño librito, en realidad, estaba más centrado en San Bartolomé de Ucero que en la provincia, de tal manera que podría decirse que sólo una veintena de páginas estaban dedicados a los enclaves templarios sorianos, por lo que poco escribí sobre ellos entonces. En cambio, San Bartolomé de Ucero ha vuelto a ser el referente de uno de mis mejores libros: "Esoterismo Templario. Santo Alto Rey-Albendiego (Guadalajara) y San Bartolo en el Cañón del río Lobos (Soria)", que publicó la editora de soriaymas.com, Sotabur, coincidiendo con el solsticio de invierno de 2004 y cuya primera edición se encuentra ya agotada, por lo que habrá que sacar una segunda edición próximamente. En "Esoterismo Templario..." retomé algún ensayo de "Guía templaria soriana..." respecto a San Bartolomé de Ucero, escribí varios capítulos nuevos y profundicé muchísimo más en el esoterismo puesto que desde 1997-1999 mi conocimiento sobre la metafísica y cosmogonía medieval de tinte esotérico poco tiene que ver con el que tenía anteriormente.


Como he señalado en el "Prefacio", es la primera vez que hablo de los Hospitalarios de San Juan y, sobre la Orden de Calatrava, escribí un amplio ensayo en "Revista de Soria" en su relación con la provincia y, en soriaymas.com, volví a estudiar esta Orden, pero ya no en relación a Soria sino a dilucidar las causas que motivaron su génesis siguiendo las investigaciones revisionistas de Serafín Olcoz, y entre las conclusiones que saqué es que, posiblemente, los templarios no llegaron a estar nunca en Calatrava (todo ello puede leerse en soriaymas.com).


Por tanto, ¿qué diferencias sustanciales hay entre los tres libros que ha escrito sobre los templarios sorianos y sus enclaves?



Como he dicho, "Guía templaria soriana y el enigma del río Lobos" era una recopilación de artículos publicados en la prensa soriana desde 1985 a 1999. Los últimos ensayos, de 1997 a 1999, ya están impregnados de esoterismo tradicional, en la línea de René Guénon e Ibn al Arabi. Pero como he señalado, apenas dedicaba páginas a los enclaves templarios y leyendas templarias sorianas, a excepción de San Bartolomé.

En "Esoterismo Templario. Albendiego/Santo Alto Rey....", intenté expresar los conocimientos esotéricos adquiridos por mi parte y cómo el esoterismo tradicional estaba presente en la iconología y leyendas vinculadas a esos tres lugares de Guadalajara y Soria. Es una obra muy esotérica, que recomiendo a quienes gustan profundizar en la simbología medieval en su faceta templaria.

En cambio, "Templarios, Sanjuanistas y Calatravos" es un libro exotérico, con "x". O sea, un libro en el que voluntaria y decididamente no he querido hablar de esoterismo, con "s". Es, por tanto, una obra fundamentada en la documentación histórica sobre la presencia de estas tres órdenes Templarias en la provincia de Soria, leyendas y consejas templarias, publicación de algunos documentos (tomados de Martel, Mosquera de Barnuevo, Rades y Andrada..,en lo concerniente al Temple, por ejemplo).., y a ello le he añadido una descripción artística de los templos, acompañados con planos cuando ha sido posible y siempre con multitud de fotos. Además he aportado algunos datos de carácter histórico-turísticos sobre los pueblos en los cuales se encuentran tales enclaves, a fin de que el lector que así lo desee pueda incluso recorrer turísticamente tales pueblos para aprovechar mucho más su visita "templaria", "sanjuanista" o "calatravense".

Así que creo que estos tres libros son distintos y que, de un modo u otro, se van complementando. Quien tenga la "Guía templaria soriana..." o "Esoterismo Templario...", comprobará que "Templarios, Sanjuanistas y Calatravos" es un libro que poco tiene que ver con los otros dos, en lo que respecta al Temple me refiero, puesto que está claro que en los dos primeros nada digo de los Sanjuanistas y Calatravos. Por poner un ejemplo: en "Guía templaria soriana...", hablaba de algunas leyendas sorianas y las resumía en un párrafo mientras que en "Templarios, Sanjuanistas y Calatravos en Soria" no las he resumido sino transcrito plenamente, incluida la del "Penitente Misterioso" de Castillejo de Robledo que, por cierto, en el libro de "Leyendas Sorianas" de Florentino Zamora se encuentra recortada mientras que por mi parte la he publicado íntegra.



Al respecto de estas leyendas templarias... ¿Tienen algún hilo común o cuáles son sus peculiaridades comunes?



Le agradezco su pregunta porque creo que es el único elemento literario del libro y, seguramente, el más atractivo del texto para mucha gente.

He recogido todas las leyendas que conozco sobre el Temple en Soria, que es la única Orden Militar de las tres que ha sido objeto de leyendas, pues las otras dos no las tienen curiosamente. O sea, que el pueblo, por lo que sea, se ha sentido fascinado por el Temple en el pasado y tal circunstancia lo ha reflejado en el folclore oral mediante diversas leyendas. Algunas de ellas han sido recogidas por Rafael Alarcón Herrera en dos de sus libros cuando menos. Este recopilador de leyendas templarias en los más diversos puntos de España tuvo la fortuna de caerle bien a un docto canónigo de la catedral de El Burgo de Osma que era, a su vez, historiador local y al que le apasionaba el Temple y que se había dedicado a recoger diversas leyendas templarias sorianas.

Por orden alfabético, las leyendas transcritas son:

- El Cristo Templario de Ágreda (páginas 39-40).
- El Penitente Misterioso del Vallejo Caballero, de Castillejo de Robledo (pp. 237-240).
- El Monte de las Ánimas (de Bécquer), en Soria Capital (pp. 228-233).
- El Cristo Cillerero de San Polo, en Soria Capital (p. 148).
- El Caballero y del Dragón de la ermita de San Caprasio, en Suellacabras (p.165).
- El Niño Durmiente de Tiermes (pp. 172-173).
- El Cristo Brujo de Ucero (pp. 198-199).
- El Quinto de los Templarios de San Adrián del Madero (Castellanos-Valdegeña) Aquí hay dos relatos distintos (pp. 207-210).

Además he reflejado algunas consejas vinculadas al Temple en la provincia.

¿Qué tienen en común estas leyendas? Tres de ellas tienen a un Cristo Crucificado que provoca algún milagro. Otras tres la salida nocturna de fantasmas templarios... La leyenda termesina tiene algunos elementos comunes con los de las tallas marianas que retornan al lugar del hallazgo pese a los intentos de los feligreses o de los ladrones por llevársela a otro lugar (como acontece con el Cristo Templario agredeño)...



¿Realmente estuvieron los templarios en tantos sitios como se dice, en lo que respecta a Soria?




Documentalmente consta que Villaseca de Arciel perteneció por completo. Asimismo tuvieron posesiones diversas en Ágreda, Almenar y Vozmediano, que formaron parte de la encomienda de Novillas (Zaragoza).

Por otra parte, una bula papal de Alejandro III, de 1170, señala la presencia, para esa fecha, de un convento de San Juan de Otero en la diócesis de Osma-Soria que los historiadores diocesanos han considerado, desde el siglo XVII, que corresponde a San Bartolomé de Ucero, en el Parque Natural del río Lobos.

Asimismo, desde 1590 hay testimonio escrito de que San Polo, en Soria, fue monasterio templario.

En la centuria siguiente, según el párroco de Castillejo de Robledo Eustaquio Pastor, en el "Libro de Tazmia" de la parroquia, se dice que "la iglesia con calvarios parece fue de templarios". Este mismo sacerdote, en 1952, recoge una leyenda templaria, aunque tal vez fuese el mismo su creador o, cuando menos, quien la recreó literariamente.

Posteriormente, en diversas cartas que los curas envían al geógrafo real Tomás López, a finales del siglo XVIII, se indica que por tradición estimaban "fue de Templarios" la ermita de la Trinidad en Fuentelsaz, un enclave de Piquera de San Esteban que parece coincidir con el paraje llamado "El Prior", la ermita de San Caprasio en Suellacabras y el monasterio de San Pedro el Viejo, cerca de San Pedro Manrique.

Por otro lado, a mediados del siglo XIX, Madoz recoge la tradición oral de haber estado los templarios en Aguilera y en Morón de Almazán.

La leyenda del "Cristo Durmiente" estaba reflejada en un manuscrito que había en la parroquia de Montejo de Tiermes hasta la Guerra Civil, de fecha desconocida y, hoy, en paradero desconocido.

Y la leyenda de San Adrián del Madero la dió a conocer un canónigo de la catedral de El Burgo de Osma, natural de Valdegeña, que la oyó de sus antepasados y la plasmó por escrito a mediados del siglo XX. Incluso hoy día subsiste el topónimo "Quinto de los Templarios" que originó un pleito, tiempo atrás -ignoro en qué siglo- entre Valdegeña y Villar del Campo.

O sea, que no me he inventado ningún enclave templario o hipotéticamente templario según las tradiciones orales. Simplemente, he recopilado toda la documentación publicada en diversos libros por otros autores, así como las tradiciones templarias que se han ido generando y que fueron recogidas por algunos escritores. Y hubo más que, desgraciadamente, no fueron plasmadas por escrito, como así lo refleja el canónigo y miembro de la Real Academia de la Historia, Vicente Núñez Marqués, que conoció diversas consejas de los templarios de San Bartolomé de Ucero en 1913, como señalo en la página 197.


A partir de estos datos que publico, que cada cual piense lo que quiera, o sea, que si quiere ver templarios por todos esos sitios, pues que los vea. Y si su ojo crítico sólo acepta los documentos coetáneos medievales, pues que se quede con lo que guste...



En cuanto a los Hospitalarios de San Juan y los Calatravos, ¿dónde estuvieron?



Aquí si que no hay leyendas algunas, sino documentos históricos conocidos por algunos historiadores.
En el caso de los Sanjuanistas, hoy Orden de Malta, estuvieron en Ágreda, Almarail, Almazán, Castillejo de Robledo y Hortezuela. Los calatravos tuvieron posesiones en Alcozar, Alcubilla del Marqués, Berzosa, Esteras de Medinaceli, Medinaceli, El Salvador (Soria) y Valdealbín.



Su "Guía templaria soriana y el enigma del río Lobos" tuvo tres ediciones... ¿Confía en que esta obra tenga cuando menos la misma acogida?



El tiempo y los lectores lo dirán. Yo creo que sí pues me he esforzado muchísimo más que en la pequeña "Guía templaria soriana..." y es un libro mucho más atractivo y visual.





1) ÍNDICE GENERAL DEL LIBRO




Prólogo de J.A. Martín de Marco, Archivero Municipal de la Ciudad de Soria.



Prefacio del autor




CAPÍTULO 1º. LAS TRES ÓRDENES MILITARES


- Templarios .......... 15
- Sanjuanistas ....... 21
- Calatravos .......... 23


CAPÍTULO 2º. ENCLAVES Y PUEBLOS


Ágreda ................ 37
Aguilera .............. 51
Alcozar ............... 63
Alcubilla del Marqués . 69
Almarail .............. 71
Almazán ............... 75
Almenar ............... 79
Castillejo de Robledo . 89
Esteras de Medinaceli .103
Fuentelsaz ........... 105
Hortezuela ........... 109
Medinaceli ........... 111
Morón de Almazán ..... 115
Piquera de San Esteban 119
San Pedro el Viejo ... 121
Soria
- San Salvador ....... 123
- San Juan de Duero .. 129
- San Polo ........... 140
- San Saturio ....... 149
Suellacabras ......... 163
Tiermes .............. 172
Ucero ................ 175
Valdealbín ........... 202
Valdegeña-Castellanos 207
Villaseca de Arciel .. 215
Vozmediano ........... 222



CAPÍTULO 3º. TRES RELATOS TEMPLARIOS SORIANOS


- El Monte de las Ánimas (Gustavo Adolfo Bécquer, 1861)
- El último comendador templario de San Polo (Mario Roso de Luna, 1923)
- El penitente misterioso del Vallejo Caballero (Eustaquio Pastor Teresa, 1952)



Las imágenes corresponden a la presentación a la prensa en Librería Santos Ochoa (junto al prologuista, J. A. Martín de Marco) y a la entrevista realizada para Televisión Española en San Polo (Soria) sobre este libro con dos imágenes de este enclave soriano templario.



Enlaces relacionados:
Más datos del libro (Prefacio del autor, modo de pedirlo en Librería Virtual...).
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.