LOS SECRETOS DE LA VERA CRUZ DE SEGOVIA, TORRES DEL RÍO, EUNATE, SAN BAUDELIO: "CLAVES MASÓNICAS..."
Redacción - 3/17/2005

Entrevista a Ángel Almazán, autor de "Claves masónicas de los Maestros Constructores. De Córdoba al Camino de Santiago Navarro", su libro más esotérico y profundo, según manifiesta él mismo.
 


¿Qué lugar ocupa este libro en su bibliografía?



Hace el número dieciséis si no me equivoco de los que he visto publicados, pero esto carece de importancia. Lo realmente importante es que este libro es, hasta el momento, mi obra más querida, mi libro más amado.


Y eso, ¿A qué es debido?



Obedece a diversos motivos. Surgió como de la nada, sin haberlo proyectado... Fui invitado a participar en una mesa redonda sobre el Temple en el monasterio navarro de Irache y aproveché la ocasión para acercarme a Torres del Río, Estella, Cirauqui y Olcoz, así como volver a ver Puente de la Reina y Santa María de Eunate. Todo transcurrió en un fin de semana, recorriendo este tramo del Camino de Santiago Navarro, desde Logroño a Olcoz, en dirección inversa hacia Compostela, hacia Oriente. Inmediatamente sentí que tenía que escribir acerca de lo que significó para mí dicho Viaje, pero para ello tenía que ordenar los sentimientos, intuiciones, percepciones y reflexiones que irrumpieron en ese fin de semana, así que, de vuelta a Soria, comencé a concretar los capítulos y subcapítulos en que iba a estructurar esta obra. El siguiente paso fue ampliar mis conocimientos, rebuscar en mi librería, releer o leer por vez primera a algunos autores... Pedí que me enviaran un libro francés de Arturo Reghini sobre el pitagorismo masónico... Y comencé a escribir, seleccionar las imágenes y maquetar el libro a medida que lo iba escribiendo (éste sistema es, por otro lado, el que habitualmente sigo).

A medida que iba cubriendo capítulos supe que iba a ser un libro que difícilmente iba a poder superar en muchos años. Y al terminar la parte centrada en San Baudelio de Berlanga comprendí que este libro, en mi bibliografía, era mi "piedra angular", mi "clave de bóveda", lo más profundo que he escrito hasta el momento en lo que respecta al esoterismo aplicado a la arquitectura medieval. Y sigo pensando que es así, o sea, que ya no puedo escribir nada que lo supere en ese campo temático.


¿Qué es lo que ha intentado Vd. expresar en "Claves masónicas..."?



Varias cosas, aunque resulta difícil concretarlo en estos momentos. Por una parte he enfocado mi atención en el conocimiento esotérico de los maestros de obra musulmanes que diseñaron y dirigieron una serie de edificaciones en territorio castellano, riojano y navarro. Su gnosis era islámica, no cristian, y, por tanto, para intentar comprender el simbolismo de la planta y alzado de tales templos no podía por menos que recurrir a la gnosis islámica, tanto la sufí como la shiita, y al mismo tiempo tratar de enlazar dicha gnosis -aplicada a la construcción- con el esoterismo cristiano medieval, fundamentalmente en lo que respecta a las cofradías de constructores, siendo el lazo común ese "Cordón Dorado" de la Tradición que, en el caso de Occidente, parece comenzar con Pitágoras, pasa por Platón, sigue por el neoplatonismo, y, adaptado al cristianismo por iniciados como Dionisio Areopagita, por ejemplo, llega a las cofradías de constructores cristianas hasta que, en su seno, confluye dicha "Aurea Catena" con la proveniente del esoterismo islámico, donde fue readaptada en el seno de la "Tradición Muhammadiana" tanto en su vertiente sufí-sunnita como en su vertiente gnóstico-shiita.

Los maestros de obra tenían conocimientos técnicos masónicos, constructivos, que tienen su origen occidental en el pitagorismo, pero igualmente poseían conocimientos esotéricos, que también arrancan con Pitágoras si se me permite decirlo así -aunque en verdad son anteriores a él-; y tales conocimientos esotéricos quedaban plasmados simbólicamente en la planta y alzado de los edificios, así como en la iconografía en ellos representados.

Así que, por un lado resumo algunos de estos conocimientos técnicos y esotéricos, y luego he procurado poner ejemplos, o sea, mostrar en qué edificios y de qué manera están expresados arquitectónicamente.


¿Son templarios o no lo son las iglesias poligonales de la Vera Cruz segoviana y las navarras de Torres del Río y Eunate..?



En "Claves masónicas de los maestros constructores.." el protagonismo no lo tienen los templarios, ni mucho menos. Los protagonistas son los maestros de obra, como así lo refleja el dibujo que abre y cierra el libro en el que es el maestro de obras, con un compás en la mano, quien está explicando su traza y proyecto al clérigo y al guerrero. En cuanto a lo que me pregunta..., ciertamente he intentado ser ecuánime, y recoger los prós y los contras que se han dicho y he visto respecto a que tales obras pudieron o no haber sido promovidas por el Temple. La respuesta... está en el libro, y no la voy a desvelar aquí. Lo siento.




La imagen es importante en esta obra suya, ¿no es así?



Todos mis libros son muy iconográficos. En esta ocasión he incorporado trescientas fotografías, dibujos y planos de los templos que analizo. Creo que la abundancia de imágenes es agradecida por el lector, sobre todo si es viajero, o sea, si es de los que utilizan los libros para complementar su peregrinar. Y en este libro coincide que un tramo, desde San Millán de la Cogolla a Eunate-Olcoz, es Camino de Santiago, por lo que creo que la incorporación de tales imágenes será muy bien recibida por aquellos "Peregrinos del Alba" que acojan este libro como acompañante en su viajar.




¿Cuáles son los autores en los que más se ha inspirado o servido de información?



"Claves masónicas.." arranca con un capítulo en el que he incorporado dos ensayos de René Guénon, el último gran metafísico de Occidente. Y constantemente le cito. También aparece Coomaraswamy, aunque muy poco (lo que no acontecerá en mi próxima obra sobre el simbolismo hiperbóreo de las cerámicas celtibéricas numantinas, donde será el autor más citado). Reghini, Denys Roman, Ibn al Arabi, los Hermanos de la Pureza o de la Sinceridad, Pitágoras, Jean Hani, Titus Burkhardt... y algunos otros también aparecen.




¿Cómo cree que será acogido este libro por los historiadores del arte románico?



Lo ignoro y no me preocupa. Es un tema al que me siento ajeno. No soy historiador de arte, sino aprendiz de esoterismo, si es que existe tal acepción. No he escrito este libro para ellos sino para quienes buscan el significado esotérico en el románico y en el arte islámico. No es que me desentienda del gótico, que me encanta, pero es que, en "Claves masónicas..", los edificios de los que trato son islámicos directamente o indirectamente (mudéjares-mozárabes) o románicos en sí mismos (en cuanto a cristianos, quiero decir). Es más, cuando terminé de maquetar el libro no tuve deseos de publicarlo e incluso ahora mismo me resulta un tanto indiferente la acogida que pueda tener en las librerías. Lo escribí porque me sentí impulsado interiormente a ello y, desde luego, me ha servido para ahondar y conocer mejor algunos aspectos de la masonería operativa medieval, pero no lo he escrito con propósitos comerciales o afines. Y supongo que si algún historiador del arte romanico lo lee, posiblemente lo deje a un lado y no recurra a él para sus ensayos futuros. Pero a fin de cuentas... ¿eso es importante..? No, no lo es. Lo que sí es importante para mí será escuchar de algún lector que este libro le ha abierto los ojos en tal o cual cosa, que le ha emocionado, que le ha motivado a peregrinar de templo en templo que cito en él... Eso sí que es realmente importante.



Una última pregunta. Con este libro parece que Vd. ha decidido "salir" del ambito provincial.



Bueno, no es del todo cierto puesto que en dos libros turísticos ya he hablado de una quincena de localidades burgalesas, y en "Esoterismo templario..." dedico una cuarta parte del libro a Albendiego y Santo Alto Rey (Guadalajara). Ahora bien, hasta ahora no había dedicado tanta atención a iglesias de otras provincias puesto que en esta obra sólo hablo de San Baudelio de Berlanga y San Miguel de Almazán, y de refilón paso por San Juan de Duro (Soria), mientras que el capítulo dedicado a los templos centro mi interés principalmente en el citado tramo del Camino de Santiago Navarro, así como en la Vera Cruz de Segovia, fundamentalmente. Así que, visto así, en cierto modo sí que he "salido" del territorio soriano en esta obra, lo cual supongo que puede resultar un factor positivo para este libro en cuanto a ventas puesto que las provincias que "toco" son Córdoba, Segovia, Guadalajara, Soria, Logroño y Navarra. El viaje geográfico se inicia en la mezquita de Córdoba en el siglo X y concluye en Navarra a mediados del s. XIII.




Enlaces relacionados:
De Torres del Río a Eunate: El viaje del que surgió este libro
Datos sobre el libro: índice, prólogo, cómo pedirlo en librería virtual...
Datos sobre el libro: índice, prólogo, cómo pedirlo en librería virtual...
© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.