Claves masónicas de los maestros constructores

Claves masónicas de los maestros constructores, de Ángel Almazán, se publicó en 2005. Es una obra que desvela el esoterismo de los edificios poligonales -sobre todo octogonales. y la influencia de la gnosis islámica en su planta y alzado, desde Córdoba al Camino de Santiago Navarro.

– A la venta en internet en LIbrería Las Heras

Datos complementarios en los pdfs:

íNDICE GENERAL DEL LIBRO

Prólogo

Primer Capítulo: Numeros e Iniciación de Oficios. (Dos artículos de René Guénon)
– Consideraciones sobre la producción de los números
– La iniciación y los oficios

Segundo Capítulo: De Pitágoras al Románico
– Pitagorismo, números y geometría – Pitagorismo de Platón – Dionisio Areopagita – Hermetismo y alquimia – Hermanos de la Sinceridad – Ibn al Arabi. El gran maestro del sufismo

Tercer capítulo: Masonería operativa
– Cofradías de constructores – Triángulo, Cuadrado y Círculo : Los Cuatro Santos Coronados  [C 1)— Del santoral al patronazgo masónico – 2)— Los cinco elementos – 3)— Triángulo, cuadrado y círculo – 4)— Masonería islámica – 5)— Del Teorema de Pitágoras a la escuadra del Venerable – 6)— Triángulo, Tetraktis y Delta masónica –  7)— Del cuadrado mágico de 3 a la Tabla de Trazar masónica]

Cuarto Capítulo: Música de las Esferas y Ascensión Espiritual
– Armonía, sirenas y ancianos-músicos – – Estados múltiples del ser en lacerías y entrelazos – Árbol del Mundo y rituales iniciáticos [ 1) — El Eje Espiritual – 2) — San Baudelio de Casillas de Berlanga (Soria) – 3) — La palmera en el Islam – 4) — La palmera en la Kabala hebrea – 6) — La Vera Cruz de Zamarramala (Segovia) – 7) — Los ritos de los iniciados – 8) — Descenso y ascenso interior en René Guénon]

– La Ogdóada y el renacer iniciático
1) — De los templos circulares a los octogonales – 2) — Bóvedas con ocho nervios, cruzados o sin cruzar, de origen hispano-musulmán – 3) — La mezquita mayor de Córdoba – 4) — Toledo: Cristo de la Luz, Tornerías, San Andrés, Sta Fé
5) — San Baudelio (Soria): ¿oratorio islámico o ermita mozárabe? [——- Esoterismo de la Kaaba ——- Esoterismo de los Arkan en René Guénon ——- Palmeras, fuente y gruta] – 6) — El Trono de Dios en San Baudelio (Soria) – 7) — Simbolismo de la Ogdóada y sus representaciones – 8) — San Miguel de Almazán (Soria) – 9) — Cúpulas mozárabes en la Rioja – 10) — El Santo Sepulcro de Torres del Río (Navarra) – 11) — Santa María de Eunate (Navarra) – 12) — Templarios y signos de cantería en Navarra – 13) — La girola octogonal de Tomar (Portugal) – – En torno al Doce en la Vera Cruz de Zamarramala (Segovia) – – El crismón como mandala y sello de maestría

PRÓLOGO

La génesis de este libro fue un viaje realizado el 24 de octubre de 2004 para participar en una mesa redonda sobre la Orden del Temple en el magnífico monasterio de Santa María de Irache (Ayegui). Por tierras riojanas entramos en Navarra y, siguiendo de retorno el Camino de Santiago, nos detuvimos en Torres del Río, Ayegui, Estella, Cirauqui, Puente del Río, Eunate y Olcoz. Y a medida que ibamos acercándonos a Santa María de Eunate supimos que teníamos que escribir este libro que hoy tiene el lector en sus manos

Alguién nos dijo, no hace mucho, que más que escritor éramos un artesano de la pluma, y creemos que llevaba razón porque consideramos el escribir y preparar los libros (fotografías y maquetación incluida) como una labor artesanal que se nos antoja ser como iniciación de oficio en el sentido esotérico del término. Cada viaje fuera de nuestro domicilio, en definitiva, nos lo planteamos como un viaje interior, de tal modo que la iconografía de los templos que observamos se convierten en soportes de meditación una vez que regresamos a casa y, cuando son motivo de un libro a escribir por nuestra parte, entonces amplificamos las percepciones-intuiciones con la lectura de obras de personas que saben más que nosotros y que, por supuesto, están o han llegado muchísimo más lejos en su caminar. Además, tenemos la suerte de poder ser quienes sacamos las fotografías, seleccionamos los planos y maquetamos el libro, por lo que el sentimiento de ser un artesano en este oficio es cada vez más palpable para nosotros.

En esta ocasión hemos querido ir de la mano del último gran metafísico de Occidente, René Guénon, que abre el libro en el primer capítulo. A continuación hemos tratado de señalar el Cordón Dorado de la Tradición en Occidente y, en el tercer y último capítulo, hemos buscado sus huellas en una serie de edificios vinculados casi todos, en mayor o menor grado, a los maestros constructores musulmanes, yendo desde Córdoba al Camino de Santiago Navarro, para concluir hablando sobre el crismón.

Para quienes hemos nacido en Soria y amamos el arte medieval, no nos resulta nada extraño aceptar que la impronta islámica en el románico es muy profunda. Ya lo puso de manifiesto, para Soria, Juan Antonio Gaya Nuño en 1946, en una publicación avalada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas; volvió a reiterarlo María Elena Sainz Magaña en su tesis doctoral de 1984, y ha sido argumentado fehacientemente por Inés Monteira Arias en su tesis doctoral La influencia islámica en la escultura románica de Soria (2004). Así que, cuando por nuestra parte hemos contemplado en octubre pasado los templos románicos de ese tramo del Camino de Santiago Navarro, inmediatamente vimos la conexión de tales edificios con el arte islámico y, lo que es más importante, captamos parte del simbolismo esotérico islámico implícito en diversos elementos arquitectónicos e iconológicos hispano-musulmanes de dichas iglesias.

Hemos tratado de ir al grano, como se dice en nuestra tierra. Y dado que tenemos a nuestra disposición la web de esta editorial, www.soriaymas.com, a ella dirigimos constantemente al lector interesado en ampliar los datos que vamos aportando en el libro; web en la que va a encontrar datos esotéricos, pero también de carácter artístico y arquitectónico sobre los edificios que forman parte de este libro, sirviendo así de complemento y anexo a lo aquí escrito, así como en lo que respecta a las imágenes.

No pretendemos convencer a nadie sobre las interpretaciones que hacemos relativas al simbolismo de la planta-alzado de los edificios que hemos estudiado o sobre la iconología en la que nos hemos detenido brevemente. Para nosotros, tales interpretaciones dotan de sentido nuestro peregrinaje, nuestro caminar… Y el hecho de que tales interpretaciones se sustenten en textos de reconocidos portavoces del esoterismo tradicional nos es suficiente.

Por último, una confesión que creemos necesaria dejar patente: somos un lobo estepario. No formamos parte de ninguna orden masónica, ni neotemplaria, ni neo-de-nada…

Soria, 12 de febrero de 2005  – Día de San Lázaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *